eli cortinas fin 2010 - le bastart

Cuando el amor mueve a la acción

Desde que Hannah Arendt enarbolara al amor como esencia del espíritu revolucionario, desde que la contracultura de los sesenta lo reivindicara como fuerza subversiva, este impulso originario de la condición humana ha tenido que irse sacudiendo el casposo romanticismo que lo reduce a emoción plana, narcotizante.

yoko ono cut piece - le bastart
Yoko Ono. Cut piece 1965

El título de la exposición Don’t You Think It’s Time For Love? en el Museo de Arte Moderno de Moscú es tomado de la acción homónima que la artista Sharon Hayes llevó a cabo en el distrito financiero de Manhattan en 2007: altavoz en mano, lo que arengaba ante los transeúntes abstraídos, inmersos en sus prótesis tecnológicas, no era algún tipo de reforma estudiantil sino misivas de amor no correspondido, aunque entre líneas podían leerse expresiones antibelicistas.

Esta pieza no está presente en esta colectiva pero encauza la visión tentacular del amor que predominará en la muestra, su modo de hacer saltar los goznes, donde lo personal se torna político, lo íntimo se hace público y la comunicación deviene soliloquio.

tracey moffatt love - le bastart
Tracey Moffatt. Love 2003

En Pieza cortada (1965), Yoko Ono entendía el amor como dádiva, confiando en que el público coincidiría con su entendimiento zen de dejarse recortar trozos de ropa como gesto liberador del ego, un darse desinteresado. No siempre fue así, pues en ocasiones la interacción se cargó de connotaciones sexuales que a priori no tenía. La naturaleza ambigua del amor se manifestaba incluso en un acto tan pretendidamente altruista como este.

El amor puede ser más frío que la muerte, y siguiendo la consigna de Fassbinder es en esa polaridad afectiva donde la esencia contradictoria del ser humano se manifiesta. Tracey Moffatt, en su video Love (2003), hecho de retales de infinidad de películas de todos los géneros (comedia romántica, drama, aventuras, cine negro…), samplea la afectación cinematográfica de esos extremos, enfatizando aquello que Hollywood desproveyó de matices, pasando sin transición del beso apasionado a la bofetada despechada.

andy warhol kiss - le bastart
Warhol. Kiss.1963

Kiss (1963) de Andy Warhol es la antítesis a esta recolección irónica de clichés de amor escenificado: al patrón chico-chica opone una amplia combinatoria hetero, gay y lésbica; frente al montaje frenético opta por mostrar el ritmo natural de la vida, besos largos y lentos, sin clímax pero sin pausa.

Eli Cortiñas, como Moffatt, deconstruye el imaginario fílmico re-editando fragmentos, proponiendo otras lecturas, a veces adentrándose en aquellas psiques femeninas que el cine clásico enclaustró en el hogar como Penélopes suspirantes. En Confessions with an open curtain (2011) la cortina es una extensión de la mujer, a la que vemos de espaldas o cuya presencia queda sugerida por ese correr y descorrerse la tela, trasunto del vaivén entre el velar y el desvelarse de su conciencia. La cortina-confesionario actúa también como metáfora del sentimiento de culpa arraigado en esos estereotipos de féminas domésticas anhelantes o rubias despiadadas, atomizándose ahora en infinitas potencialidades de ser y estar, irresolubles e inenarrables.

eli cortiñas confessions open curtain - le bastart
Eli Cortiñas. Confessions to an open curtain 2011

De Cortiñas también puede verse Fin (2016), que repite en loop un fragmento de los créditos finales de La sirène du Mississipi de Truffaut, un recurso sencillo pero elocuente en su modo de frustrar las expectativas del espectador, condicionado como está por las convenciones del cine narrativo, a lo que se añade la ambigüedad de la imagen: una pareja cogida de la mano y adentrándose en un paraje alpino, entre zumbidos borrascosos, puede revelar la supremacía del amor o presagiar un fatal destino.

gabriella ciancimino - le bastart
Gabriella Ciancimino. Installation view

El amor es furor, exceso, contrariedad, un camino largo que nos conduce hacia la divinidad, hacia el conocimiento espiritual y la fusión con el objeto de deseo; el cazador se transforma en presa, el amante en el amado, Acteón se reintegra a la naturaleza. Así lo veía el filósofo renacentista Giordano Bruno, cuyo tratado sobre los furores heroicos ha inspirado el despliegue mural de Gabriella Ciancimino, un horror vacui de hiedra y cuerpos sobre los que parece cartografiar otras genealogías posibles de Adán y Eva. Las malas hierbas simbolizan para Ciancimino la fuerza subversiva del amor, de aquel capaz de crecer incluso en eriales, de franquear todas las fronteras.

nuria guell carta amor - le bastart
Nuria Güell. Winner letter of “Ayuda humanitaria” 2013

De cruzar fronteras también iba la propuesta amorosa que planteaba Nuria Güell con Ayuda humanitaria (2013), pero aquí la palabra amor era solo un salvoconducto, la poesía como arma de supervivencia. Nuria se comprometió a casarse con el cubano que le escribiera la más bella carta de amor. La ficción se hace realidad con el contrato matrimonial, el cubano adquiere la nacionalidad española y el proyecto evidencia el eufemismo hipócrita de la expresión “ayuda humanitaria”, tan falaz como la lírica que adereza el amor de conveniencia.

En cambio, en el video Tomorrow everything will be alright de Akram Zaatari, la literatura epistolar es guerra de trincheras, cruce de misiles cargados de deseo y extrañamiento pero emponzoñados de reproche y desconfianza. Todo ocurre sobre el papel tecleado por una antigua máquina de escribir, obsolescencia tecnológica que contrasta con la vigencia de sus sentimientos a pesar del tiempo transcurrido desde que fueron amantes, quizás de modo clandestino debido a su homosexualidad, en el convulso Líbano de posguerra.

akram zaatari tomorrow everything will be alright - le bastart
Akram Zaatari. Tomorrow everything will be alright

Pero ahora las frases de uno y el otro se intercalan sobre el mismo papel como si de un chat de internet se tratara.  Aunque también podría ser el guión de una película romántica, a lo que apunta la última frase con la promesa de un encuentro antes del ocaso, para ver juntos el mítico rayo verde, fenómeno crepuscular que a decir de Julio Verne es revelador de misterios del alma para aquellos que logren verlo. Guiño al film homónimo de Eric Rohmer y al destello de esperanza que se cifra en el último fotograma. Esperanza de llegar a comprender al otro, quizás, y a uno mismo. En todo caso, estando de acuerdo con Rilke de que amar es tan solo velar la soledad del otro.

Lo personal, lo político y lo social son esferas con múltiples puntos de intersección también en la obra del resto de artistas presentes en la muestra, como Félix González-Torres, Sophie Calle, Ion Grogorescu, Jonas Mekas…

Anna Adell

 – –

Don’t You Think it’s time for love

Artistic director: Viktor Misiano

MMOMA, Moscow Museum of Modern Art,  until 08/01/2017

Session II of “The Human Condition”, inter-institutional project with National Centre for Contemporary Art and Jewish Museum and Tolerance Center
Share this:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *