eugenio merino - paraiso - le bastart

Eugenio Merino piensa, luego estorba

Cuando se establecen las reglas de un juego hay dos figuras que vienen a desbaratarlo: el tramposo y el aguafiestas. Al primero se le puede llegar a perdonar porque, al menos en apariencia, respeta el “círculo mágico del juego”. El aguafiestas, en cambio, deshace la ilusión y merece ser expulsado. De ello nos habla Huizinga en su Homo Ludens. Eugenio Merino siempre ha sido un aguafiestas, un apóstata, un hereje. Merino seguramente se ha nutrido más […]

bas jan ader - too sad caixaforum - le bastart

Semiótica de las pasiones en CaixaForum Barcelona

Darwin consideraba que exteriorizar las emociones era algo impropio de los hombres “civilizados”, siendo el llanto identificativo de personalidades débiles, esto es, mujeres con tendencia histérica, niños y ancianos seniles, amén de los pueblos “primitivos”. Pero, curiosamente, a pesar de su obcecación andro y eurocéntrica, con su estudio de la transmisión filogenética de conductas y expresiones Darwin influyó a un pensador que habría de revolucionar el modo de leer las imágenes y abordar la historia […]