fito conesa - waltz - le bastart

Fito Conesa, in crescendo

La narrativa me ofusca, las palabras me acotan, escribe Fito Conesa. La música, por su parte, ofrece cadencias insospechadas, tonos e intensidades interiores que pueden ser moduladas por solapamientos poco convencionales entre imagen y sonido, entre presente y pasado, presencias y ausencias.

fito conesa - waiting time - le bastart
Waiting time/ Wasting time 2009

Conesa ha dado forma musical o de composición instrumental a batallas navales (Fantasía y fuga para Tsushima 2015), amaneceres suburbiales (Ouverture 2011), al rutinario subir y bajar de un ascensor (Música de cámara 2008), a los tiempos de espera (Waiting time, Wasting time 2009)…

Ha usado la música para acercar largas distancias, corporeizar espectros, hilar la intrahistoria con grandes eventos… Recuerdos o meras sensaciones del artista subyacen a un sistema de notación que cada uno interpretará a su modo.

fito conesa - non unisono - le bastart
Non unisono. 2017

Lirismo, simplicidad e ironía siempre han sido las mejores bazas de Conesa. El coro de voces masculinas que conforman Non Unisono (uno de los proyectos premiados en Generaciones 2017, Fundación Montemadrid) acusan los cambios tonales, los gallitos incontrolables, típicos de la pubertad.

La adolescencia adquiere gran variedad de tesituras, tantas como individuos pasan por ella, y esta pieza parece rendir homenaje a la esencia irreducible de las edades en tránsito.

El recurso de la coral ya lo había usado unos años atrás en una video-instalación con doble pantalla (Un, out, less 2013), en la que los movimientos semiconscientes de una pareja en duermevela eran acompañados por las voces de un coro infantil, cuyos sonidos funcionaban casi como onomatopeias de las oleadas de placer, miedo y ternura que se suceden entre las sábanas.

fito conesa - coro cama - le bastart
One, out, less 2013

Y es que Conesa se detiene a menudo en los preliminares del amor o en las coreografías del deseo, sin mediar palabras o dejándolas en sordina. Silenciadas al interponer un grueso cristal, como en Sado (2010), donde la doble acepción (oriental y occidental) del término nos adentra en una ceremonia del te punteada de tensión. O en The bigger, the better (2016), donde recupera un escena de la peli homónima del cine porno para centrarse en los preámbulos de la conquista sexual. En uno y otro caso practica cortocircuitos lingüísticos y formales: del zen a Sade, y del cine porno a la nouvelle vague.

fito conesa - bigger better - le bastart
The bigger, the better 2016 (incluido en la coleectiva “Solo es Sexo”, Fernando Pradilla)

Su último vals (My last waltz, 2017) lo ha bailado con Félix González-Torres, al compás de unas notas que aún siendo profanos en solfeo imaginamos cargadas de emoción, pues adaptan las bellas palabras con las que el artista cubano sintetizaba a modo de epitafio artístico su anhelo de despertar empatía: sobre todo se trataba de dejar una marca de que  existí: yo estuve allí, estuve hambriento, estuve triste, fui derrotado, estuve enamorado. tuve miedo, tuve esperanza.

La disposición fragmentaria de los pentagramas, como de puzzle, nos impele a recomponer las teselas en nuestro fuero interno, a musicalizar según nuestro background personal la sublime sencillez de aquel statement capaz de sepultarse (en clave de vals) en en la noche de los sentimientos compartidos sobre el arte, la creación, la necesidad de dejar huella, el amor y la pérdida.

fito conesa - waltz - le bastart
My last waltz, ARCO 2017 Foto Nacho Lopez Ortiz

Pero es en su proyecto más reciente, que ahora presenta en Espai Tactel, donde culminan intereses que han ido jaspeando su obra: Train Phase, la armonía estática que dedica a Steve Reich. En ella teje con hilo sonoro densas urdimbres entre datos estadísticos y hormigueo interurbano, recuerdo y pensamiento, biografía y micropolítica, viaje e introspección.

Comparte con el músico minimalista y su Different Trains la voluntad de experimentar con el trasvase de pequeñas historias a melodías, de entramar voces y ecos, tiempos y espacios, de extraer preciosas gemas practicando arqueología sonoro.

La grabación de las piezas en vinilo añade otra capa de valor, sedimentándose lo etéreo en un soporte icónico, cofrecillo de memorabilia transpersonal.

Anna Adell

fito conesa - vinilo - le bastart
Train Phase 2017

.

Exposición en curso: Train Phase, Armonía estática para Steve Reich

en Espai Tactel, Valencia

De 10-03-2017 a  28-04-2017

.

Share this:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *