santiago ydañez - lobos - le bastart

Santiago Ydáñez, domar al monstruo

En el universo pictórico de Santiago Ydáñez la nieve nunca es virgen, los niños no son inocentes, lo humano tiende al bestialismo, la estatua adquiere morbidez carnal y la carne viva se momifica. Lo animal oscila entre la ternura y lo monstruoso, deviene metáfora inquietante como el paisaje invernal, idílico y a un tiempo atroz.

santiago idañez - caballos - le bastart
No title. 2014. Oil on canvas. Polyptic 100x70cm each

Coleccionista nato y amante de las tallas barrocas, Santiago no escatima visitas a iglesias surtidas de vírgenes y magdalenas en sus hornacinas, a la par que frecuenta mercadillos y anticuarios, en los que se provee de álbumes ajados, retratos anónimos, estampas de un pasado reciente embalsamado en blanco y negro… Atesora cofrecillos antiguos que interviene en sus tapas, o libros ilustrados decimonónicos a cuyos grabados añade nuevas capas de significado.
santiago ydanez - torso femenino - le bastart

Porque sus pinturas se zambullen en la historia, no la de los grandes relatos sino la de su pulverización. Como paleontólogo, busca entre las ruinas, desempolva el trauma apresado en una imagen, transforma lo anodino en reliquia o icono, en testigo ciego.

Por cierto que la ceguera atestigua otro tipo de visión en algunas pinturas de Ydáñez: como la virgen ciega entre los dos caballos que conforman uno de los trípticos de la exposición que le dedica el CAC de Málaga.

santiago ydañez - búho - le bastart
No title. 2010. Acrylic on canvas. 300×250 cm.

P- Diría que la mirada vítrea, sea la de las esculturas devocionales o la de los muertos, siempre te ha fascinado como trasunto de una visión interior, nocturna, como la de las lechuzas, que también acecha desde una de las paredes del CAC, en esta extensa muestra que has llamado “El corazón manda”.

Ciertamente esa postura estoica y casi nostálgica que te lleva a observar el mundo como un animalillo más es mi manera de estar aquí. Ese recogimiento interior es común a monstruos como el querido Frankenstein y a todos los santos que hicieron del martirio su coraza. Los nortes y las nocturnidades también abrigan ese espíritu incierto.

santiago ydañez - goya - le bastart
Painting inspired in ‘Estampa 37, esto es peor’, from Goya’s ‘Desastres de la guerra’

P- “El jardín de las delicias”, de impresionantes dimensiones, resume en una imagen tu itinerario físico y emocional de los últimos años: dos símbolos utópicos que aúnan lo germánico (la niña aria cuya expresión se carga de presagio) y lo meridional (el jardín se inspira en los frescos de Villa Livia). ¿Utopías fallidas? ¿la simiente del horror tras la estampa más bucólica?

Pues sí, nostalgia por lo impostado de su edén. Realmente Berlín ha sido un paraíso para mi. Es una ciudad donde se vive muy bien,cómoda y hospitalaria. A un tiempo urbana y provinciana, aunque con la llegada de las crisis afloran fantasmas del pasado. Roma sigue siendo un paraíso. Una ciudad donde la vida y la belleza fluyen a la par.

santiago ydañez - gimnasta - le bastart
No title. 2015- Acrylic on canvas. 70×100 cm.

P-Desde Mary Shelley a Thomas Bernhard, desde “El Cebo” de Ladislao Vajda a “Cinta blanca” Haneke… han inspirado tus composiciones: paisajes gélidos como trasuntos del alma (Frankenstein), la escritura elíptica y obsesiva de Bernhard en su repudio a su Austria natal  cómplice del nazismo… Diría que haces abstracción del concepto de holocausto para apuntar que todos somos monstruos con conciencia, criaturas frankensteinianas.

santiago ydañez - autopsia - le bastart
Painting inspired in Enrique Simonet’s “Y tenía corazón”

Supongo que la clave está en saber domar al monstruo. Todos lo llevamos dentro, más o menos dócil. Quizás no un monstruo muy monstruoso, pero sí un Segismundo que anda medio perdido. Tanto Bernhard como Haneke son dos autores que siempre han metido el dedo en la llaga.

P- De ahí que retrates pasiones extremas, que explores la naturaleza ambivalente de lo humano. La mística carnal es tu gran tema (carne erotizada o abierta en canal, extasiada o sufriente…), termómetro del  continuo lance entre el amor y la muerte.

santiago ydañez - 2010 - le bastart
No title. 2010. Oil on canvas. 75×75 cm.

La mística, en parte heredada de los árabes y que nuestros escritores supieron encarnar tan bien, fue un ejercicio de contención por necesidad. Y esa contención hizo de catalizador para las pasiones, tanto espirituales como para otras menos livianas.

P- Y si la carne es el tema, ¿la vanitas es el género?, un género que reactualizas casi como un Valdés Leal del siglo XXI, a través de disecciones, taxidermias…

Una vanitas, un bodegón, no deja de ser una golosina servida en plata, o por el contrario, su propio despojo. Distintas posiciones ante un mismo espejo.

santiago ydanez - zoofilia - le bastart
No title. 2011. Oil on canvas.70×100 cm.

P- Abarcas la figura humana en un amplio espectro de matices. Las pinturas de tema zoofílico, que  el CAC define como irónicas, a mi me remiten, en su descripción descarnada de los cuerpos, a la soledad y a la dificultad de comunicar las pulsiones más intimas. Por cierto, que gracias a la  estupidez de una asociación protectora de animales estos cuadros que ocupan un lugar discreto, han salido a primer plano.

La cuestión zoofilica dentro de mi trabajo es más bien anecdótica. Son muy pocas las piezas que he pintado sobre el tema y siempre en clave irónica o vinculada a cuestiones de raza. Eso no quita que sea un tema común a toda la animalidad, entre la que nos incluimos. 

Anna Adell

santiago ydanez - jardin - le bastart
Jardín de las delicias. Exhibition view

 

 

 

Santiago Ydáñez, El corazón manda,
comisario: Fernando Francés
en CAC Málaga
hasta el 24 de septiembre 2017

 

 

Otras exposiciones en curso del artista:

santiago ydanez - whitebox - le bastart

 

 

Santiago Ydañez, Painting as archeology
in Whitebox Art Center, Beijing
Comisaria: Susana Sanz
hasta el 8 de agosto de 2017

.

Share this:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *