allan kaprow - comfort zones - le bastart

Allan Kaprow, art was like the weather

A y B de rodillas acercándose lentamente uno al otro, A babeando y B limpiándole la baba, repitiéndose la operación hasta que A no pueda babear más. Este era uno de los actos o capítulos de la actividad Comfort zones que Allan Kaprow presentó en la mítica galería Vandrés en un Madrid en vilo (1975), expectante ante la inminente muerte de Franco.

allan kaprow - comfort zones - le bastart
Comfort zones 1975

El Centro de Arte Dos de Mayo (CA2M) recupera ahora aquel evento auspiciado por Fernando Vijande, que supuso la llegada de vientos frescos de la escena neoyorquina al sombrío clima local.

Kaprow llamaba actividad a acciones privadas, íntimas, cuyas partes anotaba en cuadernos de instrucciones (activity booklets), a modo de pautas que cada intérprete ejecutaría a su modo. Porque para este artista y teórico (conocido sobre todo por ser el iniciador del happening), cada una de las reinvenciones (ejecuciones) de una actividad contribuían a redimir la esencia cambiante del arte (art was like the weather), a resarcirlo de su fijación durante siglos en arte-objeto, siendo en realidad puro flujo, azaroso como la vida, sujeto a las influencias de cada tiempo y lugar.

allan kaprow - comfort zones - le bastart
Comfort zones 1975

En el cuaderno de Comfort Zones, que puede consultarse en la exposición, se especifican con lenguaje neutro las partes o actos de dicha actividad para parejas: sentarse en la oscuridad uno frente al otro y encender la luz anticipándose al pensamiento del compañero o compañera, llamarse por teléfono cuando más intensamente piense el uno en el otro… Cada acto concluye cuando ambos encuentran su zona de confort, que se comunican diciendo now.

La cercanía excesiva, física o emocional, provoca sensaciones incómodas, cuando el otro viola el límite territorial del Yo. Este límite o lo que la jerga sociológica llama burbujas territoriales varía según el grado de intimidad que compartimos con los demás.

Siete parejas interpretaron Comfort Zones en la galería madrileña (en el CA2M sólo puede visionarse una de ellas), y estos performances sobre la confianza mutua, la vulnerabilidad, la violación del espacio íntimo… tomaban connotaciones particulares bajo el intimidante régimen totalitario.

allan kaprow - comfort zones - le bastart
Comfort zones 1975

La serie de actividades que ocuparon a Kaprow en los años setenta diferían de los primeros happenings y environments que realizara durante la década anterior, más centrados en el evento fortuito, la creación colectiva y la celebración espontánea (como en Yard).

allan kaprow - woman undressing - le bastart
Rates of exchange, clothing 1975

En cambio, Maneuvers, Rates of exchange o la propia Comfort zones, reducían al absurdo las formas sociales: protocolos de género (en una época en que los roles sexuales estaban siendo cuestionados), gestos de cortesía (ceder el paso al abrir una puerta a la mujer, por ejemplo), confesiones grabadas en cintas y después reproducidas… Al aislar rituales cotidianos en los que no solemos poner atención, los participantes se sometían al auto-examen, descubrían aspectos de ellos mismos ocultos por la rutina.

Pero todo responde a una misma línea de investigación, a la que Kaprow siempre se mantuvo fiel. Vinculado a Fluxus y John Cage, formó parte de una generación convencida que el arte podía escapar del museo-cementerio, que podía colarse por todos los resquicios de la cotidianidad como un pensamiento fugaz pero incisivo. Inútil e imprevisible como la vida, intuitivo, casual… something that happens to happen, that’s all.

Anna Adell

allan kaprow - reinvencion ca2m - le bastart
Reinvención Comfort Zones, CA2M 09.2017

.

.

.

Allan Kaprow. Comfort Zones, junio 1975
CA2M Centro de Arte Dos de Mayo, Móstoles
hasta el 15 de octubre de 2017
Comisariado: Elena Fernández Manrique y Manuel Segade

.

.

.

Share this:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *