carles congost - wolf motives - le bastar

Carles Congost, metarrelatos audiovisuales

Un cortocircuito de géneros fílmicos y televisivos nos dejan por un momento a oscuras ante las videocreaciones de Carles Congost, y más si se concentran varias de ellas en un mismo espacio expositivo, obligándonos a recablear nuestros hábitos cognitivos, nuestro imaginario audiovisual, para tras ese parpadeo inicial aguzar nuestros sentidos.

carles congost - simply the best - le bastart
Simply the best (2016, 22’) video still

El palimpsesto conceptual no le va a la zaga al experimento formal. Así, en Simply the best (2016) un bombero suizo enamorado de su trabajo y entusiasta de la música afroamericana, habla de los espirituales negros y de la domesticación de su mensaje por parte de los cristianos, pues inicialmente eran cantos de libertad compuestos por los esclavos en las plantaciones. Un coro de góspel interpretado por blancos interrumpen sus explicaciones glorificando otro tipo de libertad, bajo el lema “Financial Independence, Retire Early” (las siglas FIRE no pasan desapercibidas).

La figura de Tina Turner, a quien nuestro héroe admira, invitada de honor en un festival que involucra al cuerpo de bomberos, pone la guinda a un encadenamiento de conceptos y sus múltiples prismas: en primer lugar, la elasticidad del término libertad, que se tensa entre el altruismo y el pragmatismo, entre la solidaridad y el individualismo.

carles congost - wolf motives - le bastart
The Wolf’s Motives (2017, 20’30’’) video still

Esta tensión entre parámetros opuestos, a menudo vinculada a la inevitable domesticación de lo indómito, se expresa también en The Wolf’s motives (2017), en este caso relacionado con la adolescencia y el vampírico proceder del tardo-capitalismo que liba su potencial transgresor para promocionar sus marcas. El fenómeno contemporáneo de los influencers, junto con la sofisticación del rastreo tecnológico y la vigilancia remota, es analizado en clave fílmica. Siendo el bosque patrimonio de un determinado cine de suspense y misterio, el cazador de tendencias con aspecto de samurai contemporáneo y dotes de zahorí, irá implantando sus chips en cuerpos de jóvenes que creyeron encontrar en la espesura terrenos exploratorios de su personalidad.

carles congost - paradigm - le bastart
Paradigm (2012, 10’) video still

En los jóvenes se cifra también la esperanza de lo nuevo, la creencia en un “nuevo paradigma”. Así se titula una de las piezas (Paradigm, 2012) que con guiños al género policíaco vira inesperadamente hacia una especie de oda a la juventud mesiánica. Paradigm rompe esquemas formales, trastoca “paradigmas”, y al frustrar lecturas fáciles deja espacio para volver a llenar de sentido el enunciado vacío, esa expresión gastada por la retórica pomposa que empaña los estudios culturales.

carles congost - nova esplendor - le bastart
Nova esplendor (2018, 22’) Producción: CCCB – Fabra i Coats (2018) con el soporte Beca a la Creació Agita, Figueres.

La música juega un papel fundamental en la obra de Congost, sea como banda sonora (en la creación de atmósferas y solapamiento de registros) o como tema de estudio. En el segundo caso se inscribe Abans de la casa/Un biopic inestable a través del sonido Sabadell (2015) y Wonders (2016). En este último retoma la historia del grupo Musical Youth para tratar un fenómeno característico de la industria musical, el “one-hit wonder”, aunque extrapolable a cualquier ámbito cultural. De nuevo, el biopic musical es interceptado por otros lenguajes, de modo que los cantantes rememoran su pasado, narran encuentros míticos con otros músicos… como en un documental al uso, pero sin previo aviso sus voces emiten en otra onda aunque sin cambiar de emisora, como diría Eloy Fernández Porta.

carles congost - wonders - le bastart
Wonders (2016, 15’) video still

Son justamente textos de este ensayista, Fernández Porta, los que Dennis Seaton (antiguo miembro de Musical Youth) recita intercalándolos con sus recuerdos de niño prodigio. Textos que hilvanan metáfora, poesía, crítica cultural, William Blake y el cobrador del frac. El músico nos habla de la histeria colectiva, de la recepción esquizofrénica de un artista, cuando pasa de la luz a la oscuridad sin matices, como él y su grupo cuyo tema Pass the Dutchie los llevó a lo más alto para ipso facto caer en el olvido. Apenas habían llegado a la adolescencia cuando su carrera ya había sido.

Pero la canción siguió sonando. El monstruo se emancipó de su creador, como literalmente ocurre en uno de los episodios de Bad Painting Series, The Spin-Off (2010), contrapunto cómico con guiños al cine de serie B, en una exposición que en general se aleja de la vena humorística que caracterizó los primeros trabajos de Congost. En este video, una pintora está atemorizada de su propia creación, y sólo ante la insistencia de un amigo que viene a visitarla acepta destapar el cuadro.

carles congost - spin off - le bastart
The Spin-Off (2010, 6’23’’) video still

El secretismo en torno a una pintura, la expectación, el acto de retirar la tela blanca que lo cubre… nos recuerda la historia de La obra maestra desconocida de Balzac: el pintor Frenhofer, creyéndose capaz de dar vida a sus figuras, carcomido por ínfulas demiúrgicas pierde la razón, la bella forma deviene un amasijo de líneas. Las obsesiones engendran monstruos.

Anna Adell

 

carles congost - fabra coats - le bastart
Vista de exposición en Fabra i Coats. Fotografía: Era Carasol

 

 

Carles Congost, A Sense of Wonder
hasta el 22 de julio 2018
Fabra i Coats, Centre d’Art Contemporani, Barcelona

 

 

 

Share this:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *