artemio - machete art fair - le bastart

Artemio. Ferias de arte: ecosistemas con altas presiones

Feria, dícese circo, parque de atracciones, farándula, carrusel de banalidades, bazar del objet trouvé y mil veces retrouvé. En las ferias de arte contemporáneo se resume el sinsentido último del arte: nutrir el ego, y no precisamente el del artista.

artemio - hoguera vanidades - le bastart
Artemio. Cortesía Galería Machete

La Contemporary Art Apart Fair (CAAF/CDMX 2019) no es Art Basel de Basilea, ni la de Miami Beach, ni Frieze ni ARCO…, sino todas ellas a la vez. Es la Feria en genérico, el no-lugar del arte global. Está hecha a escala aproximada de Barbie y Ken, incluso podrían figurar entre las parejas más trendy, pero la inyección en serie de felicidad plástica cede el lugar a texturas artesanales y caracterizaciones individualizadas.

Artemio, un artista en el que se da una perfecta aleación del homo faber y el homo ironicus, esto es, de la excelencia del trabajo manual y la visión cáustica de la sociedad, es el artífice de este gran Vanitas del mercado del arte.

La hoguera de las vanidades, instalada estos días en la galería Machete (México D.F), replica al milímetro y con lupa de aumento un micromundo en el que, como el que retratara Tom Wolfe en su novela homónima, cada estrato social se deleita en la recreación de su propio estereotipo.

artemio - art fair - le bastart
Artemio. Cortesía Galería Machete

El abolengo del nuevo rico, con su smartphone pegado a la oreja y escuchando con la otra confidencias del marchante de los mainstream artists, se torna discreto amaneramiento en el coleccionista de artistas media carrera ubicados en las llamadas middle class galleries, y ya en el siguiente eslabón encontramos cazatalentos merodeando las poor galleries (donde se exponen los emergentes).

artemio - galeria machete - le bastart
Artemio. Cortesía Galería Machete

En cuanto a los que se deslizan por los márgenes, personajes monocromos a los que apenas vemos ante tanto reclamo multicolor, se corresponderían con el gran público, con los “quiero y no puedo”, con domingueros que vinieron a hacerse un selfie junto a una píldora gigante o entre pasteles de gomaespuma. Al grupo de figurantes también pertenecen los artistas, a cuyo nombre se resuelven transacciones en las que no suelen tomar parte.

artemio - julian opie - le bastart
Artemio. Cortesía Galería Machete

Don Thompson, en su repaso antropológico de la feria londinense Frieze habla de gente VIP y gente VOP: los primeros entran antes de la apertura oficial, y se les ofrecen aperitivos en los salones patrocinados; los segundos hacen cola, beben en vaso de plástico y a los pocos que se atreven a preguntar un precio a un marchante superestrella se los despacha con un “no está disponible”.

En cuanto a las obras, y volviendo a nuestra Hoguera, un cansino déjà-vu abruma al pequeño visitante de estas casas de muñecas, cuando lo de hoy es igual a lo de ayer con otra capa de pintura, cuando lo “neo” sólo añade un prefijo al manierismo pop o formalista. Artemio ha sabido retratar este enquistamiento del tiempo, el eterno retorno o presente suspendido que de hecho caracteriza todo no-lugar contemporáneo.

artemio - art fair - le bastart
Artemio. Cortesía Galería Machete

Cientos de miniaturas reproducen obras fácilmente reconocibles: foto-collages de Baldessari, escaleras minimalistas de Donald Judd, retratos de historieta de Julian Opie… También proliferan los sucedáneos: fluorescentes de Dan Flavin transformados en lámparas de diseño, cráneos amontonados de algún aspirante a Damien Hirst… Tampoco falta la mística new-age y el compromiso social de salón. Incluso, aunque haya calidad camuflada entre tanta cantidad el mensaje más incendiario queda neutralizado por el efecto bazar.

artemio - art fair - le bastart
Artemio. Cortesía Galería Machete

Otro síntoma ferial que plasman estos tableaux es el fenómeno psicológico que impide al aturdido espectador “ver” la obra en sí sino por el número de ceros que la nutren de “aura”. Artemio ha neutralizado el color de una serie de cuadros para estampar las frases: “esta obra no es una buena inversión”, “esta obra no es una postura política” o “no es una visión contemporánea”.

artemio - feria arte - le bastart
Artemio. Cortesía Galería Machete

Nos pareciera estar mirando estos cuadros rotulados con aquellas gafas de la película Están vivos que a modo de rayos x permitían leer los mensajes subyacentes a la propaganda publicitaria. Zizek ilustraba con esta película de John Carpenter el condicionamiento al que nos somete el sistema liberal, la ideología integrada en nuestra relación con el entorno.

Una buena estampa de ello, de la dictadura disfrazada de libertad, nos la ofrecen los coleccionistas recorriendo estos cubículos con la adrenalina bombeando sus sienes, queriendo adelantarse a los deseos de los otros, pero al mismo tiempo esperando que se les diga qué desear, preguntándose quizás ¿no es demasiado político este cuadro? y optando al fin por el ¡ahora o nunca!

Anna Adell

 

artemio - hoguera vanidades - le bastart

 

 

Artemio, La Hoguera de las Vanidades
en Galería Machete, México D.F. (colonia Roma Norte)
hasta el 01 de abril de 2019

 

Share this:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *