aes+f - trimalchio - le bastart

AES+F, existir en un limbo perpetuo

El entretenimiento en su fase más avanzada ya no se sustenta tanto en la evasión como en la parquematización de emociones extremas. Sobre ello elucubró Bruce Bégout en su novela Le Park, acerca de una isla transformada en resort no apto para el turismo masivo, en el que los visitantes podían satisfacer sus deseos más perversos. Mazmorras en sótanos de casinos, peligrosas selvas y arquitectura neurobiológica contribuían a colmar su morbosa sed de espectáculo.

aes+f - trimalchio - le bastart
The Feast of Trimalchio. Allegory 2.Triumph of Asia.2009

Los nuevos ricos que participan en el Banquete de Trimalción (aquel esclavo ostentosamente enriquecido al que dio vida Petronio en Satiricón) según la versión contemporánea del colectivo AES+F (videoinstalación, 2009-10) también disfrutan en su isla-resort de la suma de edenes artificiales (de playas exóticas a pistas de esquí), entre pagodas doradas y otros exotismos. Pero la naturaleza domeñada y los bellos sirvientes supeditados a sus deseos terminan revelándose, la primera en forma de tsunami y los segundos al hacerse servir por los amos.

El éxtasis hedonista va agrietándose con sutileza, entre manjares y suaves caricias; un inquietante erotismo lo impregna todo, la violencia se mantiene soterrada bajo formas exquisitas. Al final los palos de golf se transforman en armas para los empleados del hotel, ahora hordas multirraciales, y las bolas de golf terminan orbitando como satélites o vestigios galácticos de una civilización extinta.

aes+f - trimalchio - le bastart
The Feast of Trimalchio. Arribal of the Golden Boat 2010

Si en Le Park se explotaba el deseo mimético de los visitantes ofreciéndoles la posibilidad de ponerse en la piel de terroristas o degustar suplicios ajenos, en The Feast of Trimalchio se siente similar suspensión del sentido de realidad, en el que el intercambio de roles pareciera formar parte de un videojuego.

AES+F utilizan una técnica videográfica basada en la yuxtaposición de miles de fotografías que confieren a las figuras un movimiento ligeramente sincopado, y al reunir mediante el montaje escenas fotografiadas por separado, cada personaje parece existir en su propio plano de realidad. Ello se traduce en automatismo y alienación.

aes+f - allegoria sacra - le bastart
Allegoria Sacra. Snow elegy (central panel).2013

Las videoinstalaciones a veces ocupan paredes enteras, aumentando con ello la dislocación perceptiva y el barroquismo visual. En ocasiones los objetos digitales toman cuerpo, como aquellos muebles Ikea transformados por mujeres dominatrix en aparatos de tortura para hombres que pecan de una belleza excesiva (Inverso Mundus, 2015).

AES+F se inspiran en cosmovisiones medievales en las que conviven delirio apocalíptico y propensión a lo milagroso. Así, en sus alegorías del siglo XXI, las quimeras planean entre supervivientes de un grotesco parque humano, bebés-mutantes anuncian una nueva era, san Pablo se reencarna en policía y la fe inquebrantable de Job propicia milagros de una nueva religión, la biotecnología.

P- Los espacios liminares en los que fijáis vuestra atención corresponderían en cierto modo a aquellos no-lugares de los que hablaba Marc Augé: aeropuertos, resorts… Lugares de tránsito, allí donde todo está en suspenso y todo puede ocurrir. ¿Vivimos en un limbo perpetuo?

aes+f - allegoria sacra - le bastart
Allegoria Sacra. Sebastian and cannibals.2013

En primer lugar, la vida contemporánea no está determinada por ser real o virtual. Las batallas y la violencia tienen lugar en videojuegos y películas – un espacio virtual muy bien desarrollado. Pero la realidad se nos presenta en ese mismo formato virtual: el del entretenimiento. Perdemos el sentido de la realidad y su interpretación. Dejamos de creer en hechos, o empezamos a creer en imágenes virtuales. No podemos determinar los hechos por nosotros mismos, así que nos vemos obligados a creer en los medios de comunicación. En el sentido más literal, Allegoria Sacra es una metáfora de la ambigüedad contemporánea entre lo real y lo virtual, el lugar y el no-lugar.

P- Como Dantes contemporáneos, transformáis estos no-lugares del mundo global en purgatorios (en los que las almas aguardan su próximo vuelo), paraísos artificiales (islas de multimillonarios) e infiernos bélicos. Incluso diría que vuestras obras favorecen los tres “sentidos” o niveles de lectura que exigían los teólogos al lector medieval: una primera lectura literal (un acercamiento sensorial), un segundo sentido metafórico, y un tercero espiritual o filosófico.

aes+f - last riot - le bastart
Last Riot. The carrousel. 2007

Es una idea muy hermosa, de hecho muy halagadora. Creemos que coincide con lo que tratamos de hacer en nuestro trabajo. Nos gusta acentuar algunos detalles o ideas medievales que vemos en la vida contemporánea. No son exactamente iguales, por supuesto, pero son muy similares. Por ejemplo, representamos las quimeras medievales como estos experimentos genéticos que se han convertido en mascotas adorables. Siempre nos gustó trabajar con lo literal, o la superficie visual, y todo tipo de asociaciones ambiguas que se pueden ocultar debajo de ella. Aquellos que son capaces de ver más allá de la superficie, descubren todo tipo de significados e interpretaciones diferentes. A veces son sorprendentes incluso para nosotros.

aes+f - inverso mundus - le bastart
Inverso Mundus. Inquisition or Women’s Labor#1.2015

P- Vuestros proyectos tienden a hacer visibles los temores arraigados en el subconsciente colectivo, así como los ardides que se usan para combatir esos miedos: la idea del apocalipsis inminente (Last Riot), el tabú de la muerte (Défilè), la demonización del Otro (Islamic Project) … Si antiguamente se recurría al pensamiento mágico o a Dios para paliar la angustia ante la finitud de la vida, ahora, con la invasión del simulacro ¿los universos virtuales perpetúan la promesa del más allá?

Así lo vemos, efectivamente. Aún siendo por el momento sólo una idea, es de las que parecen bastante realizables ahora mismo. Es una idea muy atractiva que puede ser físicamente imposible pero que definitivamente se está convirtiendo en un principio de cierta seudo-religión secular. Tiene sus propios gurús/sacerdotes, organizaciones/sectas, etc. Incluso hemos ilustrado esta idea en Last Riot, donde jóvenes heroicos luchan por tiempo indefinido, pero no derraman sangre, no envejecen ni mueren. En un videojuego, incluso cuando mueres, siempre puedes empezar de nuevo.

aes+f - inverso mundus - le bastart
Inverso Mundus. Still#1.01.2015

P- Los niños de hoy apenas tienen infancia, son carne de cañón de intereses corporativos. El título King of forest apunta a la figura del ogro como alegoría de una sociedad que engulle la infancia ¿es así?, una sociedad pederasta, engañosamente protectora, como la que describe Michel Tournier en el Rey de los Alisos, ese gigante cuyo amor desmesurado por los niños acaba en infanticidio.

Inverso Mundus.
Inverso Mundus. Boys and chimeras # 2

Sí, pero los niños no son sólo víctimas. ¿En qué momento se convierten en miembros de la sociedad, compitiendo por dinero e influencia? Los niños contemporáneos tienen roles ambivalentes, como víctimas y como participantes o beneficiarios. Pueden convertirse en atletas o actores famosos a una edad muy temprana. En el sector de la tecnología, el grupo de edad principal es cada vez más joven.

P- En Inverso Mundus mostráis el reverso de las relaciones de poder, pero la inversión jerárquica y el continuo cambio de roles entre víctima y opresor ocurre también en El banquete de Trimalcio. Las personas cambian su lugar en la jerarquía pero ésta se mantiene: que todo cambie para que todo siga igual, como decía Lampedusa. ¿No sabemos vivir sin explotar y ser explotados?

aes+f - king of forest - le bastart
King of the forest. Le Roi des Aulnes#1.2003

En nuestro trabajo nos hacemos justamente esta misma pregunta. No sabemos la respuesta, y es por este motivo que es tan interesante para nosotros y nos hace volver a ella en muchos de nuestros proyectos.

P- Bégout dijo que Le park era una “utopía de la negación”, que a diferencia de la distopía (“negación de la utopía”), “se definiría como utopía que utiliza la negatividad humana (violencia, competencia, hostilidad, horror…) para hacer del espectáculo una forma de organización social”. Yo diría que vuestras parábolas sin moraleja entrarían dentro de esta definición.

Sí, definitivamente. Nos liberamos de la responsabilidad, como es privilegio del artista, y transferimos la obligación moral al espectador. Creamos el espectáculo dejando que los espectadores hagan sus propios juicios morales.

Entrevista a cargo de Anna Adell

.

aes+f - trimalchio - le bastart

AES+F. THE FEAST OF TRIMALCHIO

 puede verse en Es Baluard, Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma
hasta el 17 de septiembre, 2017
comisaria: Nekane Aramburu

.

.

Share this:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *