raisa maudit lectura - le bastart

Raisa Maudit, cuando los malditos tomen el mundo

André Lepecki atribuyó a la figura del bailarín callejero la potestad para quebrar de forma creativa la circulación preestablecida en los lugares preasignados, oponiendo a la coreografía policial la coreopolítica, que contagia el movimiento cuerpo a cuerpo, transmitiendo afectos, favoreciendo la emergencia del sujeto allí donde ha sido ninguneado. Un movimiento, múltiples modos singulares de expresarlo. Para Raisa Maudit el movimiento también es un ejercicio liberador, contagioso, que irradia invectivas anárquicas desde la dramaturgia corporal. […]

marina vargas 7 oros - le bastart

Marina Vargas, el cuerpo como contenedor

Los historiadores suelen situar los inicios del arte en la búsqueda de la mimesis, o la copia de lo mismo, que Plinio el Viejo ejemplificó con el relato de una joven dibujando la silueta de su amante en la pared para retener su imagen. Pero la pintura rupestre revela que el hombre y la mujer primitivos apenas se auto-representaban, y cuando lo hacían era en fusión con otros animales (teriántropos) o bien de modo sumamente […]

joan morey dominion - le bastart

Joan Morey, el deseo y lo social

                                                                                                                                  Il n’y a que du désir et du social, et rien d’autre, L’Anti-Œdipe, 1972, Deleuze; Guattari El alma, prisión del cuerpo. Con esta inversión del axioma católico Foucault matizaba lo que ya había apuntado Nietzsche: es de la mala conciencia que nace la moral del esclavo. El sujeto (sujeción, sometimiento) se forma a partir del repudio de ciertos deseos. Antes que ellos, Hegel: los siervos se liberan del amo, sí, pero para acabar supeditándose […]

juan francisco casas my latex andromeda - le bastart

Juan Francisco Casas, la memoria como glitch

Del fragor de la joie de vivre al silencio del éxtasis solitario, de la pose histriónica de las chicas achispadas por la fiesta e increpadas por la cámara a las implosiones gozosas apresadas bajo cuero y látex. Es un camino de depuración, artística y emocional, en ese capturar la felicidad efímera, el que ha seguido Juan Francisco Casas. Ese camino, al pasar por Roma, se cubrió de espinas (eso sí, placenteras). Allí se sumió en los […]

miroslav tichy in Le Bastart

Miroslav Tichý, para ver necesitas una cámara mala

Se construyó su particular modelo de visión con cámaras de fotos que él mismo fabricaba. Refugiándose en una cabaña abastecida de unos pocos libros de óptica, filosofía y arte, se erigió un mundo propio no por la ingenuidad de creer así cumplir sus sueños sino para otorgarse la libertad de poder seguir soñando. Tras haber estudiado bellas artes en Praga durante los primeros años del régimen comunista, Miroslav Tichý optó por una vida outsider en […]

bernardi roig diana acteon in Le Bastart

Bernardí Roig y sus voyeurs de penumbras interiores

El verbo francés méduser conserva la etimología derivada del mito griego sobre aquel monstruo cuyo mirada petrifica, Medusa. Perseo resistió la tentación de mirarla de frente e interpuso el escudo para que la gorgona, al verse en él reflejada, sucumbiera al espanto de contemplarse a sí misma. La mirada gorgónea, médusant, es fascinante y letal. Aún a riesgo de morir, el que queda magnetizado, fascinado, ya no querrá apartar la vista. La fascinación es la […]

alexis w nude and naked in Le Bastart

Alexis W , desnudos y desvestidos

Estar “desnudo” es estar privado de ropa, y la palabra transmite algo del pudor que la mayoría sentimos en ese estado. La palabra “desvestido”, en cambio, no lleva implícito un sobretono incómodo. La vaga imagen que se proyecta en nuestra mente no es la de un cuerpo acurrucado e indefenso, sino la de un cuerpo equilibrado, próspero y seguro: un cuerpo re-formado (Kenneth Clark, El desnudo: un estudio de la forma ideal). Desde nuestra perspectiva […]

miss van I feel safer here by le bastart

Miss Van, deseo y fantasía

Las muñecas de Miss Van no precisan de mecanismos externos para moverse, no demandan la mirada masculina para definirse, su erotismo nace y muere en ellas mismas. Amantes del transformismo y la mascarada, son conocidos sus escarceos con un sinfín de identidades prófugas: ninfas o brujas, condesas sádicas o niñas lúbricas, cabareteras o pastoras, quimeras o criaturas híbridas. Empezaron en la calle, incitando a los transeúntes con sus ojos rasgados, pero pronto se filtraron en […]